Si tienes un sueño, debes conservarlo. Si quieres algo, sal a buscarlo. Will Smith

La mala noticia es que el tiempo vuela. La buena es que tú eres el piloto

martes, 11 de julio de 2017

VI Travesía a nado Playa del Postiguet


Con más de una semana de retraso llega la crónica de mi primera travesía a nado. Mis amigos y la buena gente que me sigue por esto que llaman "redes sociales" saben de mis problemas físicos que me están impidiendo correr, que es lo que más me gusta. Como actualización, añadir que en un golpe nocturno camino de la cama de mi hijo pequeño me fisuré el dedo meñique, que no es grave pero le da  un toque más kafkiano a mi verano 2017.

El tema es que desde hace un més, y animado por mi trio clorado Donate, Irene y Jordi he decidido probar a nadar. Ya desde pequeñajo lo hacía, obligado por mis padres en una época en que la natación era el mejor remedio para los desvíos de columna. A mi, aquello de seguir la la raya azul del fondo de la piscina nunca me convenció ( ahora sueño con poder volver a seguirlas por las calles de las ciudades jajaja),  pero a lo largo de estos años nunca lo he dejado de practicar espontáneamente y por mi cuenta, pues es un deporte muy completo que me hacía sentir bien, al terminar claro.

Así que decidí apuntarme con ellos al Club Aquatic, que capitanea de forma fenomenal Alejandro Asensi, y en el que hay un ambiente muy bueno, por lo que he visto las 4 veces contadas que he ido.
Y claro, enseguida descubres que es otro submundo, igual que el de correr, con sus carreras, sus retos, y lógicamente, rápidamente y animado por Alex me apunté a una travesía. A la de de Hogueras no pude ir por asuntos familiares, así que tocaba debutar en la de la playa de mi ciudad, la Travesía del Postiguet.
El escenario

La noche anterior dormí mal, como antes de mi primera carrera, aquella Media de Santa Pola hace más de 14 años. Increíble los nervios por enfrentarse a lo desconocido, a muchos les parecerá poquísimo, pero 2000 m nadando me generaban muchas dudas, y más con mis 5 escasas clases, y sólo dos incursiones en el mar. ¿Podría? ¿me ahogaría? ¿llegaría el último?¿me perdería y acabaría en el puerto náutico? Esto no es como correr, que si no  puedes paras y prou... me estaba acojonando por momentos

Así que con pocas horas de sueño me plantaba en el Postiguet para ver el cross. Un placer saludar a Pepe Brotons al mando del sarao,con una buena organización como siempre, también ver a los Macías, y a mi duo campellero favorito, la gran Marjolis ( a esta le da igual monte que playa) y el no menos grande Jaime, que sigue acumulando ritmos muy buenos y copas disfrutando como sólo él sabe.

El dúo campellero

Pronto, y casi sin darme cuenta, ya estaba recogiendo el dorsal y surgiendo las primeras dudas, resueltas por otros amables nadadores: ¿cómo se pone el chip? ¿Y esto de la calcamonía? No acababa de ponerme el tatu y ya me vi bajando para la arena, cual gladiador camino del circo, estaba muy muy acongojado. Menos mal que allí pude reconocer a un chaval del club, Pascal, cuyos ánimos me tranquilizaron, buena gente, nunca sabrás lo agradecido que estuve de verte.
El circuito

 Mientras se debate sobre el trazado , que si las boyas por la izquierda o derecha, que si dais la vuelta allí, etc... yo me quedo en la parte de atrás. Observo a los más de 100 nadadores que están allí, y me sorprende la variedad de fisionomías. Desde cuerpos esculturales a lo Phelps hasta señores y señoras mayores muy "normales", con su tripita como yo, pero que sé bien que me van a dar para el pelo. Es la natación un deporte que no obliga a estar fino como el correr, depende mucho de la técnica...
Al final encerrado en mis pensamientos, con más vergüenza que otra cosa

En esos pensamientos andaba yo cuando dan el bocinazo, salgo el último como reflejan las fotos y.. pues que va a ser, a nadar. En seguida descubro que la orientación no va a ser un problema, consiste en seguir al de delante y ya.








Como se ve, no hice una salida electrizante, soy el tercero por la derecha, al lado de un señor alto

 Los primeros metros andando, luego a nadar y hasta una boya que ya nos mete en el la elipse a la que hemos de dar dos vueltas. Hasta el primer giro voy bien, no me está entrando mucha agua en las gafas, uno de mis miedos. Un compañero me indica que nos vamos a pasar el giro amablemente, aquí como en el correr, la gente del final es la más relajada. Esta primera vuelta para completar el primer giro se me hace mucho más larga, nunca llega el momento de doblar, y descubro que esto va a ser muy largooooooooo.

Al final, boya y dudo mucho de si podré completar otro giro, pero no me queda otra, no he venido aquí a retirame. De nuevo esta primera ida, con el castillo de Santa Bárbara contemplando sereno mi padecimiento, se me hace más corta, pero la vuelta si que me hace sufrir. Veo que me ralentizo, aún más si cabe. Ya sólo queda tirar de mentalidad maratoniana, toca usar la cabeza y el corazón/cojones.
Veo la playa cada vez más cerca, pero no llega nunca la dichosa boya naranja de giro definitivo a meta, lo bueno es que no te queda otra, así que sigues nadando. A pesar de mi descripción, estoy disfrutando mucho, reconozco que soy un adicto al esfuerzo y a llevar al cuerpo al límite de mis fuerzas( límite bajo a día de hoy jajaja).


Llegada a meta de mi primera trave, con menos fuerzas que el motor de una bici

En fin, que como todo, al final llega el giro, pero yo ya no puedo más. Incluso me dan arcadas, me aparto para no dar el espectáculo, pero no me sale nada, sólo un poco de agua, pero mi estado mejora, así que afronto los últimos 200 m mucho mejor. Al final llego en 42'30", posición 90 de 102, y es que hay que joderse lo fuerte que está la peña. Todo ello en http://alicanteanado.es/wp-content/uploads/2017/07/travesiapostiguetClasificacionGeneral2000.pdf.

El final

Ahí en meta Marjolis y Jaime se han quedado a verme llegar, cosa que nunca sabrán lo que me alegró, verlos fue un subidón de moral, aunque al principio no acertaba muy bien con las palabras por lo exhausto de mi estado.


Ahora ya sólo queda la parte de agradecimientos y la conclusión. Los primeros son para mis clorados, mis tres peces que me animaron con lo de andar, eterno agradecimiento. Me habéis redescubierto un nuevo deporte que me está enganchando como en su día correr,nuevos retos para un tullido que estaba pensando en dedicar el verano a beber cerveza como un descosido y comer patatas fritas. A Marjolis y Jaime por los ánimos en directo. A Alex Asensi, por motivarme y hacerme creer que podría. Y como siempre,a mis padres y a mis hijos, por ser mi motor y el engranaje.
Conclusión: me flipa nadar, ver el fondo marino, descubrir una nueva forma de vivir la naturaleza, pues mar y montaña son sus dos mayores expresiones. Próxima parada: este domingo en Villajoyosa

4 comentarios:

  1. Las primeras son jodidas, yo en la mía no cogia el ritmo de braceo hasta pasados 500mts, me empeñe en coger aire cada 6 brazadas y eso en el mar como que no jeje. Un saludico.

    ResponderEliminar
  2. Lo pasé mal, pero disfruté. Eso si, cada 6 brazadas ufff

    ResponderEliminar
  3. Esta faceta de pez espada, no te la conocía Ramón.
    Todo suma y hace bien, y la natación de lo mejor.
    Enhorabuena y continuamos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Boqueroncillo y poco más, toca recuperar la lesión, y la natación está muuuuy bien, la verdad

      Eliminar