Es necesario revivir para saborear (Rozalén)

Es necesario revivir para saborear (Rozalén)

lunes, 21 de mayo de 2018

XVII 15K Massamagrell: cuando no sabes a donde vas....


Una de las muchas cosas que me une a Jordi a nivel atlético es el gusto de ambos por acudir a citas clásicas del atletismo popular, y este sábado tuvimos la oportunidad de "tachar" otra de nuestra lista. Y es que hace algo más de 48 horas pudimos degustar la dureza de una de las pruebas con más solera de la provincia de Valencia, el Gran Fons de Massamagrell.


Para quien no lo sepa, la provincia central de nuestra comunidad, amén de albergar uno de los mejores Maratones de Europa, tiene gran cariño por los "Gran Fons", prueba de unos 15 km, distancia que particularmente me resulta muy interesante, a cabalo entre mi denostado 10K y mi amada Media Maratón.Dentro de ellos, uno de los que más aceptación tiene es este de Massamagrell, y por este motivo decidimos hace varios meses que en Mayo acudiríamos a ver de que iba esto del Gran Fons.

Luego pasa lo que pasa, y es que uno casi ni se acuerda de que se ha apuntado tratando de pillar el puñetero primer tramo de inscripción, y se encuentra que no le acaba de encajar irse un sábado por la tarde a Valencia, para volver la misma noche a una carrera que ya se antoja larga por la altura de la temporada, a no ser que seas un talibán que ha fijado su objetivo maratoniano de la temporada a mitad de Junio, pero ese es otro cantar. Además, como buen pupas, llegaba con las costillas tocadas después de un leñazo jugando a fútbol con mis hijos, con antiinflamatorios a gogó hasta dos días antes y con muchas dudas de estado físico, pero ya ni lo alargo, es lo mismo de siempre. Además, la noche anterior había habido jarana, y mi estado físico me ofrecía muchaaas dudas.

Luego pasa lo que pasa

Al final, lo bueno de ir dos es que no tienes opción a rajarte, así que a las 15 horas emprendíamos camino para hacer los 200 km que separa nuestro Alicante de la valenciana localidad.El viaje, como siempre que voy con Jordi, un suspiro hablando de lo humano y lo divino, para llegar sobre las 17 horas a Massamagrell. Recogida rápida y efectiva de dorsal, y comprobación in situ de los 5ºC de diferencia que marca el termómetro respecto de nuestra capital..Además, el paisaje tampoco es muy muy alentador. Vamos a por café rápido, donde Jordi me comenta que las informaciones que tiene habla de una prueba dura y no muy vistosa, con una famosa "cuesta del polígono". Mareeee, la que se avecina.

Con mucho calor, nos decidimos a cambiarnos, me tomo un ibuprofeno para asegurar que no haya dolor en las costillas. Mientras sufrimos los 10' de retraso de la prueba, le comento a mi escudero( o soy yo el suyo) que voy a intentar competir, pero que si me veo mal del costillar, echo el freno y modo entreno. A decir verdad, si intuimos que el paisaje no va  a ser la enseña de esta prueba, si reconocemos que el ambiente es muy bueno, mucha gente con ganas de correr, y las clásicas lo son por algo.

Ambientazo, y por ahí ando yo

A las 19'10 dan el pistoletazo de salida. Mi idea es salir con la liebre de 1h15 (5'/km) y ver. A los 200 m de cuesta arriba , y es que la primera en la frente, me veo despegar del práctico, y decido que a darle lo que pueda. Repechos cortos pero definitorios me llevan al km 2, he bajado 10" el ritmo de mi 4'40 inicial,, aunque algunas cosas no cuadra. Y es que el calor me está haciendo sudar, cosas rara en mi, la respiración no cuadra del todo y no acabo de encajar en la grupeta.

Hasta ahora hemos pasado por zonas de las afueras del pueblo, pero ahora encaramos una barriada de etnia gitana, con un sofá en medio de la calle que alberga a varios miembros locales del barrio, incluyendo el patriarca con sus ombrero y su bastón, de lujo oiga. Justo al abandonar dicha estampa, km 3 y fuerte repecho que clava, tónica que sigue durante 2 km más, y es que me estoy acordando mucho de mis compañeros de Almansa, riéte tú.

Voy jorobado, no encuentro la respiración el calor pega pero el ritmo se mantiene, aunque hay kilómetros que se van de tiempo, deduzco que el metraje no se ajusta del todo. Tras pasar por el km 5 cerca del polideportivo de salida, por fin entramos en el pueblo, donde ya hay mucha animácion. MI ritmo no baja, pero no sé si voy a poder aguantar. Km 7'5 y pasamos por la salida, que no la meta, pues ambas distan unos 300 m. El ritmo se mantiene, volvemos a la barriada pero tras salir del famoso repecho del km 9, encaramos ahora una larga cuesta, la famosa "del polígono". Ahora si me voy pegando maldigo mi suerte y más aún cuando compruebo que es de ida y vuelta. ¿Pero que locura de carrera es esta? Al final, no queda más que aguantar y que no se vaya mucho el ritmo, el ida y vuelta me entretiene y consigo coronar en el km 12.

Quedan 3 km donde trato de recuperar, voy en una grupeta con una chica y liebre asociada que deben ir primeros de categoría. Resisitimos y el cambio de marchas me da para pasarlos en el 13'5, encarando en el km 14 y algo la larga recta de meta a buen ritmo. O eso creía yo cuando otra chica, muy fina ella, me pasa como una exhalación.Y es que sin quererlo, he sido testigo de una batalla de categoría.

Recuperando


 Vaya sprint se ha pegado la colega

Viendo la amorosa consolación

Al final, 1h07'20", por debajo de 4'30", que parecerá una chorrada, pero dadas las circunstancias, me deja muy satisfecho, con una posición 333 de 1500 entrados a meta .Todo ello en http://www.chiplevante.net/2018GFMASSAMAGRELL/general.asp

Exhausto

Espero a Jordi, que a pesar de su marcado carácter anfibio a estas alturas de la temporada, ha hecho un carrerón. Tras comentar las "bondades" de la carrera, duchita y para casa, que nos quedaban 200 km, pero con la satisfacción de haber tachado una clásica de la terreta.

Pero felices

Ahora ya sólo queda cuidar la puñetera costilla, que me deje entrenar y pensar en la Maratón de Pamplona, aunque quizá antes de tiempo a limpiar la carbonilla

lunes, 23 de abril de 2018

IX Media Maratón Pilar de la Horadada : sonó la flauta en el peor de los momentos

     
 
 Ayer domingo tuvo lugar la novena edición de una Media que, desde sus inicios, siempre me llamó la atención, pero que por un pito o una flauta nunca había dado con mis huesos en ella. Así que tras decirme mi fiel Jordi que a él también le motivaba,decidí que 2018 era el año.Y ello a pesar de que este año coincidía con la Media de Alicante, que por motivos varios no me llama demasiado la atención, aunque hay que reconocer que la labor del C.A.Apolana está empezando a hacer resurgir la carrera.

          Enfrascado como estoy en la preparación de la Maratón de Pamplona, a esta Media llegaba cargado de dudas, para no variar. Tras la Media de Madrid, el jueves siguiente hice un entreno de Alicante a Crevillente, 33'5 km, en unas condiciones durísimas de viento. Esto unido a una mala recuperación me dejaron jorobado durante varios días, teniendo que renunciar a los entrenos durante toda la semana, salvando un fartlek el jueves y algo de nadar.

         El domingo me levantaba muy muy cansado, pero no quedaba otra más que preparar café, tostada y plátano y hacerse al ánimo. Al clásico "¿por qué no me apunté al 10K?¿por qué soy tan "ansias"? le respondía con" No me seas llorón, sino sale guay, al menos no te lesiones y harás buen entreno".

Almuerzo dominical

Llegada pronta a la última localidad costera de Alicante por el Sur, recogida rápida de dorsal y a por café, amablemente atendido por una guapísima camarera que nos entretuvo más de la cuenta. Así que a vestirse. No hace mala temperatura para ser fines de Abril, pero nuestro más odiado enemigo, Eolo, andaba por allí despertándose poco a poco.

Calentamiento escaso, no vaya a ser que hagamos las cosas bien y nos salgamos del mapa. Jordi se adelanta, el va al 10K y quiere darle. Yo prefiero salir de la parte trasera, somos 900 atletas en la C/Mayor y tampoco costará mucho buscar lugar.


Puntuales a las 9:30 pistoletazo, primeros 200 m que finalmente si taponaron y a darle. Los primeros km combinan bajadiña, llano hasta el Instituto y siguiente 1'5 km en subida... Malo, ¿dónde había leído yo que era llana? Llegamos a la parte alta del pueblo por las afueras y enganchamos la Calle Mayor de bajada y subida más larga aún, me voy a cagar en los llanos del Pilar.

Salida pensando en un perfil llano

 Coronamos en el km 4 donde veo a Jordi a unos 150 míos y otros 100 m  tras el globo de 45',miro mi reloj, ¡ pero si voy a 4'30!. Dos cosas están claras: 1)el globo de 45' va a su puñetera bola(¡Maaaal!) 2) Hoy toca apretar, aún a riesgo de petar.

Tocaba apretar

Bajada hasta enganchar un carril bici que allá pro el km5/6 nos introduce en el pabellón del pueblo, que ya podrían aprender muchas localidades, que guapo. El viento ya da de cara, la cosa se pone brava y yo me siento de todo menos bien. Nuevas subidas, por no variar, y separación del 10K para alargar el circuito 500 m más. Esta zona es de nuevas construcciones, con poco o ningún aliciente visual, seguiremos mirando el reloj, no vamos mal y eso da alegría a las patas¿cuánto durará?

Conectamos de nuevo con el 10K allá por el km 8 de ellos, rectas  y alguna bajada permiten soltar y apretar para recuperar, pero mis isquios empiezan a agarrotarse, toca regular. Subida en el km 9 por el medio de un parque que avisa de cercano sufrimiento en unos 50'.

Separación de la carrera corta antes de entrar a meta, empieza la soledad del corredor de fondo, como me comenta un corredor, Román, con el que compartiré el resto de carrera. Sólo somos 300 en la Media, y esto va muy estirado. Empiezo a sufrir de veras, en los giros he de llevar cuidado de no forzar el gesto, el calambre anda merodeando. Dos corredores se unen a la pareja, encabezo la grupeta, a pesar del penaje aguanto más o menos el ritmo, sobre 4'32.

La subida por la Calle Mayor ahora si que me clava, en la bajada de la Rambla veo que el encabezar la grupeta me está forzando, no es que me moleste hacer de liebre, pero no quiero reventar. A  la entrada del poli dejo pasar a mis compañeros, siento que voy a decirles adiós. Pero el gel tomado en el km 14 empieza a hacer efecto, ¡bendito sea! Consigo no desconectar, entre todos hacemos grupo de nuevo, nos confesamos las penas, con el que más habló es con Román, que también hizo Alcantarilla. Penuria y más penuria, aire y soledad, pero quien más quien menos no es su primera Media y sbemos de que va esto.
Tocaba apretar

El grupo ayuda a enfocar la cuesta del km 20, donde ver a Jordi da un plus, aparte de un grupo de supermajas senderistas y una furgoneta con música makinera. Resisto a pesar de ir muerto, pero el cálculo ya sale, sino la lío voy a hacer muy buen tiempo.

Felicidad

Y así es, recta final en subida y consigo marcar 1h35'45", posición 76 de 245 finalizados, todo ello en http://www.asuspuestos.com/sites/default/files/mm_resultados.pdf.

 Pocos metros..
Buscando el hueco para entrar en meta

 Rápido y buen refrigerio, charreta con Jordi que a pesar de las condiciones anda contento y para casa, con la sensación de que mi última Media de la temporada ha dejado el buen sabor de boca de tiempos pretéritos.

Happy with local products

 Y ahora a por la semana, que tengo tres entrenos sólo, pero vaya tres. Próxima parada, el Oceanman de Tabarca en su versión corta. ¡Al agua patos!
P.D: Como siempre, agradecer las fotos de esos fotógrafos desinteresados que nos permiten conseguir un recuerdo visual impagable, y ¡Gratis!

martes, 10 de abril de 2018

XVIII Medio Maratón de Madrid: que bonito y duro es correr en la capital


Pues vamos a por la crónica de una de las grandes de mi temporada. Tras casi abandonar el correr, aún no creo poder apreciar el hecho de haber corrido y conseguido mi reto de la temporada en un carrerón como la Media de Madrid, la más multitudinaria de España y una de las mejores carreras que he corrido.

Como cada año va siendo, afortunadamente, tradición, el grupete de amigos 2.0 organizamos una salida extramuros, allende el Levante. Por diversos motivos, esta vez sólo seríamos dos los espartanos ( cosa que en 2019 si Dios quiere cambiará, Rafaaaaaa) y la elegida fue la Media Maratón de Madrid. Cuando yo empecé en esto del correr de forma competitiva, hace ya más de 15 años, la única Maratón más o menos conocida era la de la capital del reino. Eso si, todo el mundo hablaba de lo duro que era correr 42 km, pero nadie mencionaba el perfil, quizá en aquella época no primaba el marquismo actual, y si quizá el hecho de poder correr 42 km. Desde ese momento, supe que querría correr esa Maratón, cosa que después de lo de ayer, confirmo siempre y cuando mi vida me  lo permita. Madrid es, después de lo del domingo, un lugar especial para correr. Pero vamos allá.
Lo primero, gracias, gracias y gracias Jordi. ¿Cuántas van ya? Barcelona, Valencia, París, ... uff, hasta da vértigo.
Circuitazo!!

En esta ocasión, mi partener se encargó de organizarlo todo, consiguiendo alojamiento económico a 200 m de la salida, y en un lugar inmejorable. Decidimos ir en AVE, 2 horas y media para cruzar media península y sin líos de coche se revelaron un gran acierto.

Los dos llegábamos con las piernas tocadas de hacer monte, aún así decidimos ir a por el dorsal al Ifema, que no estaba precisamente céntrico.50 minutos de metro nos dejaban en una agradable Feria, en la que visitar varios stands y compras de última hora, nos ponían de regreso en busca de una buena comida pre-carrera.
Feria apañada

Pero Madrid es especial también por la calidad de sus tabernas y comidas, y dimos cuenta de unos buenos huevos con chistorra y carnes variadas.
Chistorra-party

Tras esto, y ante la necesidad de evitar siestas, pateada por el centro , con el pre-aviso de lo sucedido en París( 35 km en dos días andando...), cosa que no supimos/pudimos evitar, y llegamos de nuevo al Hostal con la sensación de piernas de "haberla vuelto a liar". Cena ligera y al catre, ambos estamos reventados.
Capital de España

 Ready for tomorrow

Despertar temprano, desayunamos barrita y fruta y en búsqueda del ansiado café.
Tras ello, nos animamos a salir al Paseo del Prado, repleto de gente, volvemos a vivir la emoción de estar en medio de algo grande. En este punto he de decir que a mi me gusta correr donde sea, la carrera que sea haya más o menos gente, pero en este tipo de eventos siento algo especial, que me hace sentir parte de algo grande, será el flipatletismo.

Minutos antes, no lo parece pero pelados de frío





Eso si, frío de cojones que ni ponernos cual lagartos en busca de los tímidos rayos de sol apaciguaron. Mareamos hasta decidirnos entrar al cajón sub1h40', no sin cierta vergüenza, dubitativos como siempre de nuestro estado de forma. La presencia de, cada vez más gente alrededor, mitiga el frío y anima. Llegada la hora, y tras finalizar el 5K profuturo, petardazo y a darle gas. Mis objetivos: disfrutar de Madrid, no sufrir demasiado y bajar todo lo que pueda de la hora cuarenta.

En Neptuno felices

Pues la primera en la frente, según giramos Cibeles dirección Puerta de Alcalá, cuestarrón de los fuertes, la gente disparada ( no era el cajón sub 40'???) y yo ahogado perdido. El primer km lo paso en 4'55", pues voy apañado Los siguientes dos km por las calle Velázquez voy  jorobado, la gente no para de pasarme, estos madriles están fuertes la Virgen. El km 3/4 iniciamos una bajada y pasamos por la Embajada de los USA, voy muy muy fastidiado, mis aspiraciones cronométricas, que andan en una media de 4'50 no auguran nada bueno, pero peor son las sensaciones. Al paso por un puente sobre la Castellana me planteo abandonar, no tendré que pillar metro ni bus de vuelta, sé positivamente que los 10 primeros km son en cuesta, ¡Ay Dios la que me espera si sigo!
Pero bueno, el orgullo y la dignidad obligan.



Cogemos Sagasta, Bilbao y Luchana, nuevas subidas y falsos llanos, me acerco sobre el km 6, C/ Santa Engracia, el falso llano del que hablaba me permite acercarme al globo de 1h40, al que consigo sobrepasar... durante 3 min, lo que tardamos en pasar la glorieta de 4 caminos y enfilar la C/Bravo Murillo, donde soy sobrepasado por hordas de corredores, hay que ver lo jodido que voy. Pero todo llega, en mi cabeza resonaban las palabras del Cántabro, "regula la primera mitad" y de Jordi "desde el 9 empieza a suavizar"... mi ritmo, increíblemente , ha ido mejorando, hasta pasar en ritmo de 1h40 por el 10K, justo a la altura de las Torres Kio, estación de Chamartín,donde pocos metros más adelante daremos el giro para deshacer lo corrido por el otro lado de la Castellana.


Noto como Dios que he dejado de subir, las piernas recuperan, y empezamos a bajar, mi ritmo mejora echando cuentas en mi reloj quechua. En el km 11 empezamos a bajar de verdad, la Avda Pio XII nos espera. Pero si algo recordaba al inspeccionar el perfil en la feria el sábado era un pequeño e insignificante repecho en el km 12 y algo. Justo sobre el 12'200 las liebres de un club avisan de que bajen pulsaciones y pongan modo tractor tras la curva.. Y ahí viene el flash¡Jopoooo con el repecho! Me quedo clavado por metros, llegando arriba fuera de pulso. Eso si, todos llegamos igual e incluso peor, ya se sabe como se consuelan los tontos.

Aún en bajada, sufriendo como Dios

Y eso si, tras abandonar Pio XII y coger Príncipe de Vergara, salvo un pequeño repecho que también padecí, bajada buena y a recuperar lo perdido. Consigo adelantar al globo de 1h40 sobre el km 15, me empiezo a flipar a pesar del estado de mis cuádriceps, pero tiro. Estoy disfrutando de no saber de ritmos a ciencia cierta, pero con el temor a nuevos repechos. LLegamos en el km 17 al Retiro, que bordeamos por su exterior.


Y cuando llega el km 18, donde mis fuerzas ya eran exiguas, empieza una verdadera bajada, de las de verdad, mi ritmo es bastante bueno, adelanto por fin y no al contrario, para llegar en el km 20 y algo al Paseo del Prado, ya está, e incluso parece que voy a bajar del 39', mi objetivo del año, cosa que logro 300 m más adelante. 1h 38'24, posición 2672 de 19000
Meta al fin 




Sensación de felicidad máxima, de haberme sobrepuesto a un mal inicio, de haber podido disfrutar de una ciudad como Madrid cortada para mi, de haberlo podido compartir con Jordi que entraba poco después mió, y de ser feliz, sin más.

Así que, tras la charreta, la ducha y el ineludible y especial Bocata de Calamares del Brillante, al tren , que en poco más de dos horas nos depositaba en nuestro Alicante, con la sensación de otra aventura más en el zurrón. Gracias y gracias de nuevo Jordi.

Rec a base de BCAA: Bocata Calamares A Acabarseloooo

Próxima parada, la última media de la Temporada, la del Pilar de la Horadada, a ver si suena la flauta.

lunes, 26 de marzo de 2018

IX Carrera Run for Parkinson Novelda: ¿pero el invierno no acababa el 21 de Marzo?


El sábado por la noche tuvo lugar la novena edición de la carrera Run for Parkinson en Novelda. Esta carrera tiene lugar simultáneamente en varias ciudades del mundo, y a pesar de mi desconocimiento, era la novena edición en la atlética Novelda,que alberga multitud de carreras, entre ellas la famosa Subida al Santuario en Agosto.

En su momento dudé entre el acudir a esta carrera o a la Media de Villarrobledo, pero mi economía y el hecho de no querer unir 3 medias maratones seguidas, me hicieron decantarme por la marmolera opción.Cosa de la cual me alegró mucho.

El sábado amanecía con mil avisos metereólogicos por fenómenos adversos, viento muy fuerte en su mayoría que al final acababa con al anulación de algunos eventos, como la cursa de les ermites en Ibi. He de reconocer que estuve muy tentado de no acudir, la ventolera era importante, en casa se estaba muy bien y encima amenazaba lluvia, pero al final uno no puede dejarse vencer por la flojera, así que un par de vídeos en Youtube y a hacerse el ánimo. Además, los entrenos están mejorando cronométricamente y eso me hacía albergar alguna esperanza de conseguir mi añorado sub 44'.
Llegada a Novelda y parece que el viento ha amainado, ilusión que se va al traste tras salir de tomar una manzanilla en el acogedor bar del poli, y ver que Eolo ha decidido casi arrancar el arco de Chiplevante.
La cosa se ponía chunga

Recogida de dorsal, me emociona ver algunos miembros de la asociación, tanto enfermos como voluntarios. Creo que en este mundo que va a mil por hora, hemos (yo al menos lo hago constantemente) de valorar lo afortunados que somos los que no tenemos ningún familiar enfermo, y valorar a aquella gente que da su tiempo libre( nuestro bien más preciado) por ayudar a la gente.Desde luego, si corriendo una carrera puedo colaborar, poco me parece. Por supuesto, vestiré esa camiseta hoy, tal y como solicitan desde la organización. La bolsa de 10, con dos cartones de caldo Aneto, cuyo valor ya supera los 6 euros y que yo, usuario habitual, agradezco por demás. Eso y tres chocolatinas que mis vástagos agradecerán de buen seguro.

Hoy vestiríamos otro azul

Tras saludar al gran maestro José Luis López, atleta modelo para mi y oriundo de Novelda, me dirijo al coche donde coincido con Miquel de Crevillent, gran escalador que ahora también le da a la zapa. Calentando estoy cuando observo que el viento ha decidido acompañar a la lluvia, ráfagas de agua nos amenizan los momentos previos a la salida. A pesar de ello, hay buen ambiente y ganas de correr, ya que hemos venido...
La cosa empeoraba por momentos

A las 19:50 pistoletazo de salida y gaaas!!. El circuito, tal y como me había advertido el local José Luis, algo desangelado, consistía en largas rectas con mínimo desnivel. La primera , de un km aprox pues no llevo Garmin, se hace corta, las piernas me van bien pero no me quiero pasar de rosca. La lluvia se porta, el viento se nota pero deja correr. Giramos y bajamos por la paralela. A pesar de no haber salido al final, adelanto corredores, pero me noto el pulso alto. Y es que el 10 K es la distancia que peor se me da en esto del correr popular. 5 k y alrededor es fácil, sales a full y prou. La Media, mi distancia fetén es algo más de regular y rodar a ritmo controlado, por no hablar de la reina, la Maratón, "other world". Pero el 10K es la agonía salvo que la controles o seas buen corredor, cosa que yo no soy. Te obliga a ir a ritmo alto durante mucho rato, y yo lo paso jodido para poder salir airoso.

Por el km2  andábamos no? Tras callejeo,nueva salida a otra recta, esta de ida y vuelta, aquí ya la lluvia se ha puesto seria, vamos calados y yo me imagino corriendo esos crosses del Norte, ... Recta bastante oscura donde veo a José Luis bastante adelantado. Arribamos a un Mercadona, donde hay un pequeño repecho y tras bajarlo, desandamos lo andado y llegamos a meta. 21'40 para el primer 5k. El reto de bajar de 44 está cercano, pero no fácil como me hunda.

Aquí ya la cosa se ha puesto seria, es la hora de los valientes. La lluvia está arreciando, quedamos pocos, el viento ya si se nota en algunos momentos, pero no valen excusas, todos hemos hecho entrenos en peores condiciones, aunque no buscando recuperar el orgullo y la marca en un 10 k. Pienso en la camiseta que llevo puesta, esta gente si lo pasa mal y le echa cojones, así que no nos vamos a quejar por algo que hacemos voluntariamente,  se cierran dientes y sólo se trata de dar un paso tras otro.

Al no llevar Garmin voy a ciegas de ritmos, aunque jodido voy. Sobre el km 8 veo a José Luis, calculo que él irá a 37 más o menos, hago la cuenta vieja para ver cuanto llevo a la vuelta por ese paso. El repecho del Mercadona se me pega, suerte que serán apenas 100 m. En la vuelta, al paso "José Luis" veo que han transcurrido 5 minutos, puedo conseguir mi objetivo. Aprieto, la lluvia sigue pero ya parece que no afecta tanto, encaro la última subidiña a meta acelerando para acabar en 43'14", el 36 de la general de unos 97 ( http://www.chiplevante.net/2018CPPARKINSON/general.asp)

Conseguido!!!

En meta, cojo un trozo de Coca y tras saludar a José Luis, cagando leches para el coche con esa leve sonrisa de cuando uno ha conseguido lo que quería, y viendo que poco a poco las cosas van volviendo a su cauce.
Próxima parada, la Media Maratón de Madrid, si Dios quiere. pero esa en modo disfrute, que no quiere decir de paseo jjjj

martes, 13 de marzo de 2018

VII Carrera Popular de Benijófar: una clásica grande.


Ayer domingo tuvo lugar una carrera de la que había oído hablar mucho y bien, y que dada mi ya casi certificada recuperación, no podía dejar pasar en este camino asfaltero que me ha de llevar, si Dios quiere, hasta la Media de Madrid y la Maratón de Pamplona.

Como he comentado, es una carrera que se ha labrado su fama, y mi única opción es confirmar y apoyar esta afirmación. Circuito duro y bonito, con su famosa cuesta del infierno; club volcado en la organización, con un trato al corredor como muchos han olvidado; pueblo volcado y animoso; circuito variado, con cuestas , bajadas(obviamente), llaneo, pista de tierra y asfalto a partes iguales;avituallamiento final de los especiales, con cuatro personas cortando jamón como si no hubiera mañana y cerveza a go go. En fin, una de esas carreras para repetir, te hayas hecho triatleta, montañero, ultrero o bailarín.

Y de mi, pues que como es habitual, llegaba en semana de carga( la de descarga la reservo para mis pitufos) lo que condiciona el rendimiento. Pero claro, como tampoco creo que vaya a ganar ninguna carrera, pues se le da gas a tope, y ya llegaremos algún día descansados jj.
Por motivos varios no pude acudir acompañado ni de Jordi, al que eché de menos pero prefería batirse el cobre en el 10 K de San Juan; ni de Alberto, dada mi premura en el retorno, pero que pude saludar en la salida, junto a su inseparable Maite y a Juan Lucas, al que me alegré mucho de ver de nuevo de vuelta al ruedo.


Con grandes del atletismo popular alicantino, un honor


Llegaba hasta allí en medio de noticias de un tal Félix( esta moda de nombrar a las tormentas no la veo yo muy lógica) pero con un calor primaveral y con una leve brisa, que a la postre se tornaría "viento del bueno". Recogida de dorsal, saludo a Ramón López, que me habla de la dureza de la cuesta, cafetazo y al coche a ponerse de luces.

Caliento más de lo normal, vamos que 5' en vez de 3'. Mis piernas notan el tute de la semana, no me veo fino pero las series del jueves no salieron mal, habrá que intentarlo. Y diréis, ¿intentar el qué? pues mi idea es conseguir esta temporada bajar de nuevo de 44' el 10K, lo que implica rodar por debajo de 4'25 el km, así que esa era mi idea, aún a pesar del circuito, si subes también bajas. ¿no?
Tras un minuto de silencio, unos ánimos del speaker y unos nuevos saludos a Alberto y cia, al tajo. Es la primera carrera en mi vida que corro saliendo en cuesta, tramo de unos 500 m de rampa no muy dura que finaliza con un giro a izquierdas y ahí está el repecho, de unos 150 m, pero que se pega, sobretodo si como sé a ciencia cierta habrá que volver a subirlo en el tramo final de la carrera.



Recupero bajando, pero mis pulsaciones, van altas tras pasar el primer km, que clico en 4'24,mmm.

Tratando de recuperar las pulsaciones

Para mi desgracia, veo que la bajada supera la contrameta y sigue descendiendo, cosa que mi segundo km agradece(4'08) no así mis pulso y mis perspectivas futuras del final de carrera.

Tratando de aguantar y controlar el ritmo

Sigo muy acelerado, veo corredores que ya se han parado. O la gente va muy fuerte, o a mi me siguen pasando corredores, y es que no he de olvidar que esto dura 7 km, y es una opción muy posible apretarle como si de un 5K se tratará, y no andar a medias tintas como si fuera su hermana mayor que le dobla en distancia.

En esas ando cuando entramos en la Mota del Segura, lugar elegido por Eolo para saludarnos y hacernos dificultosos los 3 y 4 km. El giro hacia el pueblo nos lleva al km 5, donde ya no hace viento, y me pego a una mujer de Urban que lleva un ritmo bastante similar al mío.

Volviendo a Benijofar

Y como no, obviamente, llega la subida al pueblo, dividida en una primera parte más suave, hasta la contrameta. y de ahí, pues a apretar dientes y dejarse llevar por los ánimos de la gente del pueblo, que nadie les paga estar allí, así que a poco que veo sus aplausos se lo agradezco.



Dándolo todo

Esfuerzo total durante la subida

Es en este momento cuando recuerdo que justo hace dos años, mi Jordi y yo encarábamos una cuesta también muy famosa, la de la Maratón de Barcelona. Así que me hago al ánimo y en un suspiro me veo encarando por última vez el "repecho del infierno", jodo como se pega esta segunda vez. Bajada intentando salvar un ritmo que ya sé que no se acercará a mis expectativas ( al menos podré poner la excusa del circuito, viento, etc...) para entrar en 33'43" reales, posición 91 de 467, todo ello en http://www.chiplevante.net/2018CPBENIJOFAR/.
Feliz por la posición y más feliz aún por el plato de jamón y la cerveza, emprendo camino hacia Alicante a currar un poco, teniendo en el horizonte el 10K del Parkinson de Novelda, donde podré correr en terreno de mi amigo José Luis López, e intentar asaltar el reto del 10K.

Pero antes, a seguir entrenando. La San fermin Marathon sigue en el horizonte

lunes, 26 de febrero de 2018

V Carrera Base Aérea de Alcantarilla: he abierto la puerta, a ver si no se cierra


Pues ya casi si, después de la carrera de este domingo, ya puedo decir, con los dedos cruzados y con mucha,mucha precaución, que ya NO me duele al correr. Ha sido, entre pitos y flautas, un año con dolor al entrenar, he vivido esa parte que ,escuchas pero no acabas de entender hasta que no lo vives, de "que me respeten las lesiones", "toco madera"etc... He vivido la parte ingrata de no saber el por qué, de gastarte la pasta en fisios, de dolerte la rodilla al subir cuatro miserables escaleras por haber rodado 30' el día anterior, de desesperarte al ver que reaparece el dolor, de llegar a pensar que te vas a quedar así para siempre, incluso en dejar de correr una larguísima temporada, de querer mandar todo a tomar por saco... Y, ¿sabéis qué? Que tal y como vino, se fue. Quizá empezar a cuidar lo que como, respetar un poco más el descanso, dejarte aconsejar, paciencia... Y desde luego, daros las gracias a todos aquellos que, fuera en persona, redes sociales, en un café, me habéis animado y apoyado. Que uno sabe que esto no deja de ser una afición, pero cuando algo te gusta tanto cuesta mucho renunciar a ello.

Y vamos a la carrera, o más bien carrerón. A pesar de tener mucho más cerca el 10K de San Vicente, carrera que no sé por qué no me atrae en absoluto, mi Jordi y yo preferimos bajar a nuestras queridas tierras murcianas en busca de algo más de distancia, y a una carrera de la que teníamos muy buenas referencias. Cuando el viernes me consulté en la lista de inscritos, sorpresa al descubrir que seremos más de 1000.

De mi estado de forma, pues la verdad que voy bajando peso de forma paulatina, los entrenos ya van saliendo mejor y tenía curiosidad por probarme. Así que , tras varios festejos el sábado (cumple de mi hijo mediano y de mi Robertijo ), salíamos bien temprano el domingo, para en poco menos de una hora, plantarnos con bastante frío en la zona de dorsales. Alcantarilla, ciudad anexa a la capital Murcia, destaca por tener la fábrica de conservas Hero y la famosa base aérea que da nombre a la carrera.

por aquí íbamos a correr

Y aquí quiero hacer una reflexión alrededor de una noticia que surgía esta semana pasada con la cancelación de un trail en Navarra por la implicación del ejército en la organización de la misma.  Me considero una persona enormemente pacifista, creo que el mundo sería mejor si no existiesen las armas, pero guardo un profundo respeto por nuestras fuerzas de seguridad, ejército incluído. La gente que critica, me parece que no es consciente que en situaciones de urgencia todos queremos tenerlos al lado, pues están dispuesto a mucho por tal de protegernos. Así que, desde aquí, chapeau por el ejército, y en particular a como se lo curraron organizando la carrera de ayer.

Zona de dorsales

Tras el rollo, al lío. Cogemos dorsal, y para paliar los 4ºC de la matinal, nos vamos ipso facto a por un buen café y tostada. Vueltecilla para impregnarnos del ambiente, y a vestirnos de gala, con las típicas dudas en cuanto a vestimenta, pero el astro rey nos anima a la manga corta( aunque yo me quedo con  mis guantes, prenda fetiche para mi en las carreras invernales).

El hipster y Jordi

Son darnos cuenta , nos da la hora y hay bastante mogollón para acceder a los cajones( ¿pero había?), así que al último de ellos. Saludo, despedida y a esperar la hora. Primer km cuesta abajo, hemos consultado el perfil y consultado a otros corredores de la zona, y la carrera llana no es. Clico en 4'50, no me veo yo fino, así que con calma Baldomero.

En el siguiente km pasamos por la famosa fábrica y salimos a una especie de circunvalación, con numerosas rotondas y un par de repechos que ya pican. Mi ritmo ha mejorado al sacar cuentas con mi reloj del Decathlon, aún ando lejos de forma para agobiarme con Garmines. Noto que las cuestas arriba me van bien, y bajando una de ella contacto con mi alter ego correbirrero Cayetano Velasco, que conocí en la Beer mile y que, nuestras visicitudes con las lesiones ha ido haciendo que me siente muy cercano a él.
Con Caye en la separación del 5k

Vamos rodando juntos hasta aproximadamente el km 3'5, donde se separa la corta de 5k, y nosotros giramos hacia la carretera vieja de murcia, justo junto a una rotonda con un avión.Charlando con mi cerebro:"retén un poco Ramón, que te puedes pegar un buen reventón. Pero, ¿y si...?"

Recordaba del perfil que en el km 4 había un buen repecho, como así fue, y primera vez que localizo a Jordi unos buenos metros por delante de mi, ¡jope! gran señal, y es que las cuentas me están saliendo a unos 4'35... En la bajada del repecho, vuelta por la ctra hacia Alcantarilla, y desvío para la base no sin antes superar un nuevo puente con su nueva cuesta. Término municipal de Sangonera la Seca y por fin entramos en la base. Y aquí he de decir que me encantó correr por la base, que son espectáculares esos Hércules, que fueron 3 km de buenas sensaciones, con largas rectas que nos permitieron disfrutar de idas y vueltas, Además, el día era espectacular para correr y estaba disfrutando mucho, por primera vez en muchíiiisimo tiempo, de sentirme apretando, de sentirme corredor, no de padecer y sufrir asfixiado y fuera de forma.

Fotaza, gozando de los kilómetros en la base

En el km 10 salimos de la base, y por pista de tierra y algo de asfalto salimos a un polígono donde está el Decathlon. Estamos entorno al km 12, ya sé que hoy me va a salir la carrera de la temporada, del año y más allá. Lo bueno de no llevar Garmin es que te entretienes sacando ritmos y leches, y así se pasa mejor el tiempo. En el km 12 largo decido apretar el ritmo para poder alcanzar a Jordi, le digo de intentar acabar juntos, lo que me haría muchísima ilusión.


Tratando de seguir a Jordi


Ya quedaba poco

Así que la pareja de Alicante se lanza a por el último puente-repecho para enfilar los 800 m de recta de meta dándolo todo,



y poder entrar en 1h03'02" reales, el 294 de 1070, todo ello en http://www.dorsal21.com/clasificaciones_adicional/246/alcantarilla_2018_14k_control_5k.pdf.

Bieeeeen

Pero sobretodo muy contento por haber podido compartir con Jordi este final de carrera, pues el también, a pesar de su vertiente anfibia, está muy fino, y a buen seguro que este mes de Marzo va a obtener grandes resultados.
 feliz como una perdiz

De nuevo, la organización sorprende con una cantidad ingente de obsequios, que no son lo más importante, pero hablan de la implicación de la misma.

Dos camisetas, dos mochilas, fruta,verdura,....

Así que cervecita y para casa a descansar y disfrutar de un domingo espectacular de invierno. Único lunar, la pésima gestión del sorteo de la Tabarca Santa Pola, que tras ser aceptados Jordi y yo, repitió el mismo y ahora resulta que nos hemos quedado fuera. Que gran decepción el club Alone, en este sentido. Pero como no hay mal que por bien no venga, si la rodilla me deja, ya tengo objetivo para esta temporada.

Próxima parada Benijófar si Dios quiere